sábado, 25 de enero de 2014

El altruísmo por egoísmo


En este primer artículo de este blog, voy a dedicarlo, como bien indico en el título “el altruísmo por egoísmo”, egoísmo por uno mismo, sí...tal y como lo estáis leyendo.

Después de acercarme a un club hogar para gente necesitada cerca de mi casa, con la idea de dejar 4 pares de zapatos y zapatillas (de la misma manera que en otras ocasiones dejo ropa que ya no utilizo), me encuentro la puerta del centro cerrada y dos chicos que al parecer están esperando a que abran para entrar. Les pregunto si esperan a la apertura, y les comento que me llevaba a acercarme al centro. A continuación les pregunto que número calzan, con muy buena suerte, ya que casualmente los dos chicos calzan el mismo número que un servidor.

Se prueban los zapatos y zapatillas, y les van perfectamente dos pares a cada uno de ellos. A continuación me despido dándome las gracias los dos chicos, con una gran sonrisa dibujada en su cara.

Me despido de ellos con una sonrisa, y sintiéndome realmente engrandecido por un momento, ya que con un acto tan simple como éste, he podido hacer felices durante un rato a estos dos chavales.

No podemos cada uno de nosotros cambiar el mundo, ni cambiar Europa, ni España, ni nuestra Comunidad Autónoma, ni nuestra ciudad, pero sí cada uno de nosotros podemos influir positivamente, y gracias a detalles muy pequeños, pudiendo conseguir cosas muy grandes.

Es un acto insignificante al lado de ciudadanos que están continuamente ayudando y colaborando en sus profesiones e incluso ONG´s, pero pienso que en esta época en la que estamos viviendo nos necesitamos mucho más los unos a los otros.

Cuando alguién hace una labor social, sea cual sea, se lleva a cabo por egoísmo, si...egoísmo, porque al ayudar a una persona, te revierte haciéndote sentir que estás en este mundo para algo, sintiendo incluso más plenitud que la misma persona que recibe la ayuda.

Al darme las gracias estos dos chicos, pensé después que debería haberles dado las gracias yo a ellos, debido a lo bien que me hicieron sentirme al verles quedarse con las zapatillas.

Así que altruísmo por egoísmo, sería un buen slogan publicitario. Cuando haces algo por los demás, en realidad lo estás haciendo por ti mismo.


8 comentarios:

  1. Así es como se cambian las cosas,Sergio, con pequeños gestos. Y la paradoja es que cuanto más das, mas recibes en forma de crecimiento, realización, satisfacción, gratitud, paz......Osea, que si, como tu dices, egoísmo, porque terminamos recibiendo más...
    Felicidades por la experiencia y por la aventura que comienzas con tu blog. Disfrutalo mucho y disfrutaremos los demás contigo.
    Maite

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Maite!!.
    A la hora de dar siempre recibo más de lo que doy, asi es.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Una de las más conocidas teorías económico políticas se basa en que la búsqueda del beneficio personal lleva siempre al beneficio colectivo. A esto le podemos sumar lo que los estudios que bien conoces de coaching relatan acerca de que los actos de caridad revierten sobre uno mismo de forma multiplicada. Esta entrada puede ser un buen ejemplo de ambas teorías.

    Enhorabuena por el blog, ánimo.

    http://detrasdelacorbata.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tu comentario, y también por tus ánimos.
    Ahora mismo paso a ver tu blog http://detrasdelacorbata.blogspot.com.es/
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Como mola que hayas comenzado un blog, y con una gran entrada para comenzar. Tus buenas sensaciones a través de este blog, ahora se difunden y crean un efecto de buen rollo a quien lo lee. ¿efecto mariposa?
    Un saludo y sigue escribiendo que esperaremos ansiosos

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por tu comentario, Javi.

    ResponderEliminar